La obsesión por el entrenamiento en espacios reducidos

Posted on: Feb/2015, by :

Por el Profesor Jorge Ottati

La metodología de entrenamiento, en la actualidad, requiere de un proceso de cambio constante, pero nada sustituye a la continua práctica de los fundamentos, algo esencial en quien se considere un verdadero profesional del fútbol. El poder rematar el balón con las dos piernas debería ser una de la enseñanzas primordiales en este deporte. Pero son muy pocos los futbolistas que lo pueden hacer; sin embargo, en contraposición, en el básquetbol, el 90% de los profesionales utilizan sus dos manos y ello es una gran ventaja.

¿Cuántas veces hemos visto a un futbolista perderse un gol por querer acomodar el balón para utilizar su pierna hábil?

Estoy de acuerdo en que trabajar en espacios reducidos significa un mayor contacto con el balón e intensidad en los movimientos, pensando en que, hoy en día, la marca es muy asfixiante.

Reducidos

Partimos de la idea que todos los equipos marcan a sus rivales estrechamente sin concederles espacios para jugar o tiempo para pensar. Por ello, los jugadores tendrán que desarrollar habilidades para desempeñarse en situaciones de apremio y acostumbrarse a leer el juego antes de tener la posesión del balón.

Pero, insisto, en que no debe perderse de vista la continua práctica de los principales fundamentos del fútbol: el pase, la recepción, la marca, el cabecear, la conducción del balón y el remate al arco con ambas piernas. Los fundamentos técnicos son acciones que se enseñan en la juventud y que luego se deben entrenar permanentemente.

Hoy es muy común observar en la mayoría de los técnicos el abuso del entrenamiento en espacios reducidos para buscar la mejor coordinación de sus jugadores, sin tener en cuenta que luego deberán enfrentarse a situaciones diferentes en el gran espacio que representa una verdadera cancha de fútbol.

¿Cuántas veces hemos visto a un jugador escapar solo en contragolpe y al enfrentar al guardameta rival no saber qué hacer para anotar el gol?

Estoy de acuerdo en que una vez a la semana se recurra a este tipo de entrenamiento, pero en el resto se deberían hacer trabajos defensivos, de relevos, trabajos específicos con los porteros para que dominen jugar con los pies y trabajar la ofensiva con respecto a la definición, donde muchas veces, las ocasiones son desperdiciadas por los futbolistas al no contar con la suficiente confianza para culminar con acierto las jugadas.

President=