Y un día… Ronaldo colgó los botines

Historias

– «Ha sido una carrera linda, maravillosa, muy emocionante… Con muchas derrotas e infinitas victorias. He hecho muchos amigos y me voy, creo, sin ningún enemigo». Así comenzó Ronaldo, con la voz entrecortada, su último partido de fútbol, el más difícil, el de dejar atrás una carrera llena de récords y goles, con dos Copas del Mundo y el título de máximo goleador de los mundiales, obtenido en Alemania 2006 con 15 goles.

ronaldo-fernando-ottatiRonaldo, de 34 años de edad, decidió finalizar su carrera como jugador, pero con la firme intención de mantenerse cerca del fútbol. En una emotiva conferencia de prensa de despedida, Ronaldo expresó su pasión por el fútbol y manifestó que hizo todo lo posible por ayudar a su equipo Corinthians, pero las continuas lesiones y el exceso de peso lo llevaron a tomar esa decisión. «Cuatro años atrás, en el Milan, descubrí que sufría un problema llamado hipotiroidismo que desacelera el metabolismo. Para controlar ese problema tenía que tomar unas hormonas que en el fútbol no están permitidas por dopaje». . . “Las dos lesiones que sufrí en la rodilla fueron mis peores momentos. Y hasta pensé que no llegaría a jugar más”, dijo visiblemente emocionado. “He perdido la batalla por mi cuerpo. Es una situación difícil cuando la cabeza piensa, pero tu cuerpo no tiene respuesta».

En mi opinión, Ronaldo fue uno de los mejores jugadores en la historia, quizás el más grande 9 de área que disfruté en los últimos años. Conducía muy bien la pelota, con un pique que por momentos lo convertía en imparable para los defensas, poseedor de un gran físico, difícil de desestabilizar en carrera, y un excelente definidor con un gran olfato de gol. ¡Un fenómeno!

Como muchos futbolistas brasileños, era de una familia humilde que vivía en el suburbio de Benito Ribeiro en la zona norte de Río de Janeiro. Comenzó en 1993 en Cruzeiro de Minas Gerais y al año siguiente se fue a Europa, atraído por una muy buena oferta del PSV Eindhoven, donde jugó dos temporadas.

Sus éxitos y su capacidad para hacer goles le valieron el pase a Barcelona, en el fichaje más caro del fútbol español; sin embargo, por problemas con los catalanes jugó solo una temporada, donde convirtió 47 goles en 51 partidos para ganar la Copa del Rey, la Recopa, y la Supercopa.

De 1997 al 2002 pasó al fútbol italiano al equipo de Massimo Moratti, el Inter de Milán. No tuvo buena fortuna, ya que al comienzo de la temporada Ronaldo sufrió una falta ante el Lecce que lo lesionó de gravedad en la rodilla derecha, por lo que estuvo seis meses de baja. Vuelve a jugar, pero en abril del 2000, se lesionó de nuevo en su primer partido, lesión que lo dejaría más de un año fuera de los terrenos de juego.

Luego de la final de la Copa del Mundo del 2002 ganada por Brasil, Ronaldo vuelve a España, pero ahora al Real Madrid, llevado por Florentino Pérez donde permanece cinco temporadas; los 29 goles conquistados en su primera temporada fueron esenciales para ganar la Liga y la Intercontinental ante Olimpia de Paraguay.

En enero del 2007 deja a los galácticos y vuelve al calcio para jugar en el eterno rival del Inter de la misma ciudad: el Milan. Con este equipo, Ronaldo se convirtió en el primer futbolista de la historia en jugar los clásicos Real Madrid-Barcelona e Inter-Milan con las cuatro camisetas. En febrero del 2008, jugando contra Livorno, Ronaldo sufre rotura del tendón rotuliano de su rodilla izquierda y por ello, el 30 de junio, finalizó su contrato con el Milan y el club no le renovó a la espera de que se recuperara de su lesión.

Luego de su larga recuperación, donde muchos pensaron dejaría de jugar al fútbol, volvió a Brasil para jugar en Corinthians, donde pese a su exceso de peso volvió a conquistar 35 goles de exquisita factura en 69 partidos disputados, obteniendo el Torneo Paulista y la Copa de Brasil.

En la selección brasileña jugó 97 partidos y convirtió 62 goles, obteniendo dos títulos mundiales en Estados Unidos 1994 y Corea-Japón 2002. Individualmente se consagró Balón de Oro en el Mundial de 1998 y Bota de Oro y Balón de Plata en el del 2002.

Lo más importante para mí, que disfruté toda la carrera de Ronaldo, fue que pese a su exceso de peso y sus graves lesiones, con su esfuerzo y tesón pudo finalizar su carrera en las canchas de Brasil haciendo lo que mejor sabía: goles para la alegría de todos sus fanáticos. ¡Gracias Ronaldo por tus goles y tu magia!

Aventura-Hospital=